Misión Redentorista en Zambales, Filipinas

0
820

Durante las recientes temporadas de Adviento y Navidad, un equipo misionero redentorista de la comunidad Anfonsus de la Viceprovincia Redentorista de Manila visitó zonas montañosas en la provincia de Zambales, Filipinas.

Las dos zonas de misión que atendió el equipo fueron Mandaloy y Coto, situadas a unos 300 km de Manila, a 8 horas en coche. Las dos aldeas remotas pertenecen a la Parroquia de San Andrés de Masinloc, Zambales.

El equipo misionero estaba formado por dos sacerdotes, un hermano, dos seminaristas, un misionero laico y un voluntario. Llevaron a cabo la misión de 10 días, del 13 al 25 de diciembre. Según la tradición católica filipina, la novena Simbang Gabi de nueve días se celebra antes de Navidad para preparar la fiesta.

Mandaloy y Coto son bastante similares: mayoría católica con algunas confesiones protestantes también presentes. Durante muchos años, fueron zonas de misión atendidas por misioneros columbanos. Pero hacia la década de 2000, los Columbanos se retiraron de la diócesis, y las dos misiones pasaron a formar parte de la parroquia de San Andrés, en Masinloc. Las capillas están a unos 26 km de la parroquia, pero se tarda unas 2 horas en llegar a ellas debido a lo accidentado y rocoso de los caminos. Debido a la dificultad del terreno y a las presiones pastorales en la zona central de la parroquia, la presencia sacerdotal aquí es muy escasa.

Durante sus días aquí, los misioneros redentoristas intentaron aprovechar al máximo el tiempo visitando a cada familia, invitándolas a misa, retiros, estudios de las Escrituras y preparativos navideños. También reunieron a los jóvenes para un retiro aparte y una presentación navideña. Es seguro decir que los más de diez días de misión mantuvieron a los misioneros muy ocupados. El punto culminante fue la Misa del Gallo en Nochebuena.

La misión terminó con una cariñosa despedida de los feligreses. Un miembro de la misión compartió sus impresiones: “Cuando llegué a esta zona remota, sentí que se parecía a la región de Scala en tiempos de San Alfonso: una zona alta, montañosa, con carreteras escarpadas, carente de atención pastoral regular, donde la vida espiritual de los fieles se enfrenta a muchas dificultades. Este lugar necesita verdaderamente la presencia de los misioneros redentoristas”.

El Hermano Regan, responsable de la misión, dijo también: “Se trata de una auténtica llamada para los Redentoristas. Sin duda volveremos aquí para continuar la labor misionera, al menos durante la próxima Semana Santa.”

Filipinas es un país predominantemente católico con muchos clérigos y religiosos, pero realmente carece de vocaciones dedicadas a servir a Dios y a la Iglesia. Por ejemplo, en 2022, la diócesis de Zambales tiene 712.043 católicos, el 80% de la población total, atendidos por 41 sacerdotes diocesanos, 5 sacerdotes religiosos, 6 hermanos religiosos y 61 religiosas en 23 parroquias. De media, cada sacerdote debe atender a 15.479 católicos. Una parroquia aquí y en Filipinas suele ser muy grande en extensión geográfica, población y territorio. Por ejemplo, la parroquia que visitamos tiene hasta 20 capillas, lo que significa al menos 20 pueblos. Sólo rotar los horarios de misa es una carga para el número actual de párrocos.

Recemos por las vocaciones, especialmente por las vocaciones misioneras redentoristas en la Viceprovincia de Manila. Que el Señor envíe más obreros capaces, ya que la mies es abundante, pero los obreros son pocos.

Duc Trung Vu, CSsR

Print Friendly, PDF & Email