Trabajo misionero en medio de una situación muy difícil en Kantchari, Burkina Faso

0
457

Presentamos un breve panorama sobre las actividades misioneras que se desarrollan en Kantchari, una localidad de Burkina Faso, situada al este del país, en la frontera con Níger.

Ambos sacerdotes, Maxime y Clément, llegamos a Kantchari el jueves 5 de octubre de 2023, después de dos semanas de espera en Fada para tomar el vuelo. Cuando llegamos nos encontramos con un pueblo casi vacío de su población. La población estaba compuesta esencialmente por desplazados internos y pueblos indígenas que no podían salir. No había comida ni medicinas. Los pocos productos que algunos estafadores lograron traer a la ciudad eran extremadamente caros. Por ejemplo, un pequeño trozo de jabón CITEC, que cuesta 400 fcfa, se vende a 1.500 fcfa y la sal, de 25 a 2.500 fcfa. La gente no tenía comida, y las pocas personas que lograron tener comida lo hicieron sin sal, aceite y muchas otras cosas. Y por si todo esto fuera poco, nos sometieron a la siniestra música de los cañonazos diarios. Los que se atrevieron a aventurarse fuera de la ciudad fueron asesinados.

Sin embargo, encontramos feligreses y una población que realmente nos estaba esperando. El regreso de los padres fue un gran signo de esperanza. Los feligreses organizaron la recepción del sacerdote el domingo 8 de octubre de 2023. Fue el fuego de armas pesadas lo que despertó ese día a toda la población. A pesar de los cañonazos, los fieles vinieron a misa y esto nos dio el valor para celebrar esta misa. Demostraron gran fe, alegría, resiliencia y coraje. Los domingos la iglesia está abarrotada de gente y durante la semana está casi llena. Esta situación nos causó un problema en cuanto a la comunión porque no pudimos conseguir suficientes hostias, y aunque pudiéramos, no había dinero porque es cierto que la iglesia está desbordada de gente, pero la gente está en extrema pobreza así las colectas no pueden proporcionar lo esencial.

Al ritmo de los cañonazos y en medio de una población que no tenía comida y no podía valerse por sí misma, seguimos anunciando a Cristo como pudimos hasta el oscuro día del sábado 11 de noviembre, cuando Kantchari fue nuevamente atacada por terroristas. Los primeros cañonazos se escucharon a las 5:24 de la mañana. Sin embargo, insistimos en celebrar misa. De todos modos, los fieles habían venido para la celebración. Fue precisamente en el momento de la consagración cuando estalló la situación. Cuando intervinieron los militares, los terroristas ya habían logrado matar a un cierto número de civiles, llevarse ganado, quemar graneros y todo lo demás. Mientras el presidente de la celebración se apresuraba a terminar la misa y despedir la asamblea lo más rápido posible, nos dimos cuenta de que la población confluía precisamente en la parroquia para buscar refugio. Con la intervención del ejército, a las 6:30 horas, el ataque terminó, dejando desolación en los corazones y cadáveres en los brazos de ciertas familias. ¿Qué decirles a los feligreses en la misa dominical?

La situación no cambió mucho hasta mediados de diciembre, cuando los disparos comenzaron a disminuir. Esto no duró porque, mientras tanto, se sentían inminentes otros ataques. A fuerza de oraciones, con la mirada puesta en los soldados y en los VDP (Voluntarios para la Defensa de la Patria), toda la población se animó mutuamente. Los disparos de cañón disminuyeron hacia diciembre, por lo que la Navidad se celebró con menos disparos de cañón. Naturalmente, la población esperaba un convoy para al menos poder comer en Navidad, pero lamentablemente en Navidad ningún convoy llegó a Kantchari. El esperado convoy acabó llegando la noche del 1 de enero a costa de numerosos sacrificios, incluidas enormes pérdidas de vidas humanas, ya que sufrió varios ataques, el último de los cuales se produjo a unos diez kilómetros a la entrada de Kantchari. Con la población salimos a recibir el convoy y al día siguiente enterramos a las víctimas del convoy. ¡Un alimento amargo para tragar! En la parroquia, en los días siguientes, organizamos una misa de réquiem por todas las víctimas del convoy. En el camino también fueron quemados varios camiones.

El convoy aplacó el hambre de la población, aunque la vida seguía siendo difícil porque la mayoría no tenía medios para comprar los alimentos y medicinas transportados.

En la parroquia, la mayor parte de los recursos se destinan a la alimentación, que es extremadamente cara, y a ayudar a los necesitados con la compra de alimentos y medicinas.

Si el ruido de las armas había disminuido desde diciembre, lamentablemente se reanudó a finales de marzo, aunque en menor medida. En dos ocasiones la población incluso salió a pedir comida. El PMA (Programa Mundial de Alimentos – ONU) realmente nos está salvando del hambre en estos momentos mediante el transporte aéreo de alimentos. No es suficiente, pero ayuda mucho.

A pesar de todo esto, todos mantienen la esperanza de un mañana mejor, sobre todo porque se está trabajando mucho en el frente de la seguridad. El ruido de las armas ha disminuido y eso ya es una buena señal.

En la parroquia seguimos celebrando, orando, cantando y bailando. Quienes ya han pasado por Kantchari saben que es un pueblo al que le encanta cantar y bailar, “hasta el kyrie”. Pero no siempre es fácil predicar cuando te enfrentas a personas que a veces han pasado días sin comer.

De todos modos, esperamos un mañana mejor en los próximos meses, y eso es lo que nos mantiene adelante con los feligreses e incluso con toda la población.

P. Clément KOUROSSANGAMA, CSsR.
Párroco de Kantchari