Curso de Espiritualidad Redentorista, una experiencia sagrada!

0
703

La peregrinación es una experiencia sagrada que se encuentra en todas las religiones y culturas. Es el caminar a lo largo de la via de la fe con el objetivo de buscar lo divino y mejorar el don de la fe. Del mismo modo que el viaje de peregrinos en la dirección de un santuario invisible, nosotros, los Redentoristas alcanzamos los distintos lugares de nuestra congregación que no tuvimos la oportunidad de visitar en el pasado.

Un pequeño y entusiasmado grupo de 23 Redentoristas, a partir de las distintas unidades en todo el mundo Redentorista de Nigeria, Bangalore, Liguori, Baltimore, África del Sur, África Occidental, Indonesia, Majella, Asia / Oceanía y Kenia bajo la tutoría del Rev. P. Piotr y Rev. P. George, se reunieron con la misión especial de cubrir algunos destinos Redentoristas para el estudio y la reflexión sobre su espiritualidad. La creencia de que “La espiritualidad es algo que une a toda la congregación” es de particular importancia para la misión. En consecuencia, las oraciones de la mañana y la celebración eucarística en el comienzo de cada día dieron a cada uno de nosotros la solidaridad que necesitamos y formaron nuestras rutinas diarias, independientemente del lugar en el que estábamos estacionados.

En la mañana del 26 de junio de 2017, nuestro general Rev. P. Michael Brehl, junto con sus consultores, inauguraron el curso de Espiritualidad en el santuario de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro con una celebración eucarística significativa. Es en este mismo lugar que el icono original de nuestra Madre del Perpetuo Socorro es venerada por los fieles. Para comenzar nuestro curso en este santuario era, pues, muy especial y nos trajo inmensa alegría. Estuvimos en Roma durante tres días, como final de un sueño largamente acariciado, la audiencia en el Vaticano se convirtió en realidad. Fue un verdadero placer poder ver a nuestro Francisco en tal proximidad. La vista del número de personas que logran tener una audiencia con él fue una experiencia inspiradora.

El 29 de junio de 2017, nos fuimos a Scifeli que ha sido y sigue siendo un pueblo, donde los Redentoristas establecieron la fundación en 1773. Es interesante que era el lugar donde el primer capítulo general se llevó a cabo en 1785 después del Cisma. Nos dirigimos a Monte Cassino, donde una experiencia desconcertante nos esperaba ya que pasamos una noche entera en el lugar de enterramiento de San Benito la observación de los monjes rezando y cantando los Salmos.

Nuestro viaje continuó a Santa Águeda, donde San Alfonso fue obispo durante el período 1762-1775. A pesar de que el obispo eligió un pequeño espacio para vivir y adoptó un estilo de vida sencillo. La habitación fue modesto testimonio de su simplicidad y nos animó a imitar a nuestro fundador. También visitamos la comunidad OSSR. Fuimos tocados por el simple, pero la vida alegre de las hermanas allí.

Nuestro siguiente destino fue Materdomini, que fue un lugar muy querido por nuestro San Gerardo. Este pequeño pueblo tiene hoteles de propiedad de los Redentoristas y son gestionados por los laicos de la localidad. La hospitalidad del personal del hotel era notable y la presencia de una comunidad redentorista tiene su importancia. Un gran número de los católicos de todo el mundo con la creencia en los poderes milagrosos de San Gerardo, el santo patrón de las madres, los niños enfermos y sus familias se agolpa el lugar buscando su intercesión. Materdomini es ahora un gran santuario y la devoción a San Gerardo es extremadamente popular en el Sud Italia. Nos sentimos como un grupo suerte de estar allí durante cuatro días y ser testigo de la devoción del pueblo. También nos sentimos bendecidos de pasar algún tiempo en oración en este santuario.

Finalmente, volvimos a nuestro último destino, Roma, el dulce hogar de la Iglesia Católica. Completando el curso de espiritualidad o de peregrinación de nuestra Congregación se puede decir en las palabras de San Juan: “Lo que hemos oído, lo que hemos visto con nuestros ojos, lo que hemos mirado y nuestras manos han tocado” (1 Jn. 1, 1). Nos dimos cuenta de la necesidad de volver a los fundamentos de nuestra vida espiritual. Necesitamos gente dispuesta a comprometerse incondicionalmente con la vida en la causa de los pobres y los abandonados, como Alfonso, Clemente, John Neumann y muchos otros. ¡En verdad tenemos necesidad de santos!

Nos unimos como comunidad para felicitar al P. Piotr y P. George por todo el esfuerzo que han hecho en la elaboración de este curso. También damos las gracias a todos los que están detrás de la escena por su contribución a hacer de este viaje espiritual una experiencia memorable para todos nosotros. ¡Que Dios bendiga a cada uno de ellos y que nuestra Madre del Perpetuo Socorro interceda por cada uno de nosotros siempre!

Padre Siluvai Muthu, C.Ss.R

 

Print Friendly, PDF & Email