Los redentoristas en primer plano en la joven Iglesia de Madagascar

0
39

(Antananarivo) – La visita del Papa Francisco a la Isla Roja de Madagascar hizo que los colores y las sonrisas de esta tierra y de las personas que la habitan rebotaran en las pantallas de los cuatro rincones del planeta. Madagascar, como otros países en desarrollo, vive en tiempos de gran efervescencia y crecimiento eclesial. La Iglesia Católica es ahora la mayor presencia cristiana en Madagascar (8 millones de una población total de 24), en auge en comparación con otras denominaciones cristianas y la religión animista tradicional. Una razón particular para el orgullo radica en el hecho de que los creyentes católicos representan la masa más pobre del país.

Una contribución importante a este crecimiento fue dada, sin duda, por los Misioneros Redentoristas de la Provincia Napolitana. Al llegar a la isla en octubre de 1967, a petición del arzobispo de Diego-Suárez, Mons. J. Wolff (con los cohermanos Luigi Pentangelo y Vincenzo Sparavigna), los redentoristas se consagraron al principio a la labor pastoral de evangelización en el zonas del norte La fundación de la primera casa en la capital Antananarivo, en 1989, marcó la apertura de la formación de nuevos candidatos a la vida redentorista y el inicio de un vasto trabajo de promoción social, que cuenta con una treintena de escuelas (primaria, secundaria, escuelas secundarias), dos clínicas de maternidad (la última de las cuales se inauguró recientemente), tres clínicas de salud, un centro de capacitación agrícola y artesanal, un internado para niños pobres, dos centros de capacitación catequética, varias instalaciones de capacitación y asistencia social. Un logro muy importante lo recibimos de los datos de la formación escolástica: gracias al apoyo de la Provincia Madre, a través de una Onlus (Misiones Extranjeras Redentoristas) específicas, los Redentoristas de la Viceprovincia de Madagascar forman hoy más de 7,000 niños, entre los más pobres. Muchas de las escuelas están ubicadas en pueblos rurales y forestales donde, junto con la alfabetización, también se instala la fe cristiana.

La evangelización en los países en desarrollo no ocurre, como a veces se piensa en Europa, a través de conversiones forzadas o proselitismo activo. Se extiende más bien en las alas de la caridad y la solidaridad, sin ningún tipo de impuestos o publicidad. Muchos de los niños que solicitan asistir a nuestras escuelas, provenientes de familias animistas o de otras religiones, también reciben una educación cristiana junto con educación humana que los lleva a elegir, sin ninguna obligación, ser parte de la gran familia eclesial. Muchos de los pobres, de quienes somos testigos sin discriminación religiosa, piden libremente convertirse en cristianos, cumpliendo de alguna manera la promesa de Jesús: “Mira tus buenas obras y glorifica al Padre” (Mt 5,16). Sin mencionar los cientos de pueblos que los Redentoristas ayudan pastoralmente, visitando muchas de las iglesias a pie. El territorio de algunas de nuestras comunidades parroquiales tiene un área de 7,000 kilómetros cuadrados (tanto como una región italiana) y más de cien iglesias y comunidades cristianas dentro de ella.

www.redentoristinapoletani.it/la-missione-in-madagascar/

Quien pudo ver en la pantalla de televisión algunas imágenes de la reciente visita del Papa Francisco a Madagascar, pudo probar algunos ingredientes de esta joven Iglesia: juventud (60% de la población es menor de 18 años), entusiasmo, colores, bailes, sonrisas … y Los redentoristas pueden estar orgullosos de haber estado entre los protagonistas del crecimiento de esta espléndida realidad. No faltan dificultades, como en todas las iglesias jóvenes de África, pero sobre todo hay una gran esperanza, dada por la juventud y el entusiasmo de los creyentes, que también se expresa en una gran abundancia de vocaciones a la vida sacerdotal. y religiosos (jóvenes en formación en la Viceprovincia de Madagascar con menos de ochenta años). Para aquellos como yo, ha recibido el don y el privilegio de trabajar durante unos años en esta Iglesia, la visita del Papa Francisco solo podía despertar alegría y también un poco de orgullo saludable …

Lorenzo Gasparro cssr

Print Friendly, PDF & Email