Pandemia: los jóvenes asumen una misión de evangelización y solidaridad

0
203

Acoger y Ayudar. Acción Misionera une a los jóvenes en el Santuario Redentorista de Nossa Senhora do Perpétuo Socorro en Campos dos Goytacazes (Brasil): el domingo por la mañana el grupo sale a la calle ofreciendo el desayuno, además de nutrir el mensaje del Evangelio y escuchar y compartir sus dolores y deseos: solidaridad y construcción de una sociedad inclusiva que revele el rostro de una iglesia solidaria con los pobres.

El proyecto Desayuno Solidario es un momento de escucha y consuelo para las personas sin hogar en la ciudad de Campos dos Goytacazes. Los jóvenes misioneros del Santuario de Nossa Senhora do Perpetuo Socorro, de los Padres Redentoristas, se levantan temprano y preparan todo para pasar por los puntos de concentración de los sin techo. Además de la comida, escuchan algunas de las historias. El Coordinador de la Juventud Misionera Redentorista, Igor de Oliveira Ferreira, destaca la experiencia de cuidar a este grupo de personas vulnerables.

“El desayuno solidario en mi vida no es solo un llamado de Dios, sino una forma por la que Dios logra enseñarme, corregirme, santificarme. Cuando cuidamos de los demás, Dios cuida de nosotros. Esta es la experiencia de llevar el desayuno a los más necesitados. A menudo, cuando vamos a llevarles el café, algunos preguntan: “¿puedes abrazarme” o “puedes rezar por mí?” y esto es una gran bendición de Dios: tomar no solo el alimento material, sino también la palabra de Dios. El desayuno solidario, por tanto, es un momento de mi encuentro con Dios, como lo vemos en mi hermano ”, revela Igor.

Lucas Dias habla de la importancia de que la Iglesia sea solidaria y trate de llegar a los pobres y a los que sufren y en este momento de pandemia el aumento de familias en vulnerabilidad social que se refugian en las calles. Están expuestos a Covid-19 porque no pueden tener la distancia social. Lucas revela que es importante cuidarlos.

Entonces, el Desayuno Solidario para mí fue una forma de ver la necesidad del otro, de ver que la iglesia no puede ser solo el templo, sino que la iglesia debe ser cada uno de nosotros y allí podemos ver cuánto obra la misericordia de Dios en las personas. También pude ver que no somos nada, no tenemos nada y que todo lo que tenemos debemos compartirlo. A menudo tenemos de todo en nuestras casas, nunca nos falta el pan de cada día y, sin embargo, nos quejamos mientras otros ni siquiera tienen nada que comer. Pude ver cuánto debería sacar de la complacencia, porque hay mucha gente esperando nuestro sí. Lo que tenemos para ofrecer, ya sea comida o nuestra propia oración, porque nuestros hermanos de la calle no solo necesitan pan, ropa, sino que también necesitan nuestras oraciones para tener el mejor alimento, que es Jesucristo. mismo. Estoy muy agradecido con Dios por haber podido compartir algo de lo que tengo”, enfatiza Lucas.

El coordinador Igor de Oliveira Ferreira informa que el objetivo de esta acción misionera juvenil es llevar café a las personas sin hogar los domingos en las primeras horas de la mañana, donde muchos pasan hambre por la dificultad de acceso a los alimentos. En este sentido, el proyecto se ha consolidado a lo largo del tiempo gracias a la ayuda de otros miembros de la pastoral del Santuario de Nossa Senhora do Perpétuo Socorro y algunos colaboradores y se ha convertido no solo en una herramienta para llevar el alimento material, sino también la Palabra de Dios, ya que muchos hermanos de la calle piden oraciones, un versículo bíblico y hasta un abrazo.

www.vaticannews.va

Print Friendly, PDF & Email