Trascendiendo la ofensa en el don

0
76
Fonte_RomaSette

(dal Blog de la Academia Alfonsiana)

Con los cohermanos redentoristas hablamos a menudo en la mesa, también de lo que expliqué en el post anterior (Un corazón sensible que tiene tiempo para el otro). Especialmente los domingos, cuando tenemos más tiempo para esto. Debido al coronavirus, solo puede haber dos personas por mesa, para respetar diligentemente las distancias de precaución. Esto permite entablar un diálogo más interpersonal. En la confianza mutua, incluso en la mesa es posible compartir más profundamente las cosas que se viven en la concreción, interceptando las lecciones por aprender y los consuelos por captar.

Esto me ayuda a dejar el pensamiento a menudo demasiado humano y sintonizarme con el pensamiento y el estilo de vida del mismo Jesús que tratamos de seguir juntos en la vida religiosa. A veces surgen rasgos sorprendentes, quizás también un poco “oscurecidos”, pero, cuando se exponen a la luz de la caridad mutua, se transforman. En una de las charlas emergió mi persistente falta de reconciliación con la experiencia que había tenido en Polonia, inmerso de lleno en la primera ola de la crisis sanitaria aún en curso.

Me refiero a la experiencia realmente fuerte, vivida con la comunidad redentorista de Tuchów (seminario) donde estuve en esos meses. Covid-19 lo ha alterado todo: los que gozamos de buena salud tuvimos que mudarnos a otra comunidad. Al principio, me pareció ver que los cohermanos de la otra comunidad, aterrorizados por el miedo al contagio, casi no querían recibirnos, a pesar de que es una estructura separada, cercana a su comunidad.

Debo confesar: me sentí herido por esta no aceptación de los cohermanos. Este ser indeseado me impactó tanto, siendo esto inaceptable para los hermanos, precisamente en el momento de gran necesidad. Al final, fuimos recibidos en la estructura, pero … siempre distanciados, incluso emocionalmente, sin saber cómo manejar el gran miedo del Covid-19. Después del año académico 2019-2020, regresé a Roma. El corazón parece haber quedado aprisionado en la experiencia del miedo que de hecho dañó mis relaciones con algunos cohermanos. Lo llevé adentro. Creo que todo se estigmatizaba en una forma de herida que no quería sanar …

Aquí es donde la narrativa vuelve a tener tiempo el uno para el otro. Cuando se tiene tiempo, marcado por la bondad y la bondad que escucha, la realidad puede revelarse tal como es sin herir … Las charlas “evangélicas” en la mesa, sobre seguir juntos a Jesús en lo concreto, han arrojado un rayo de luz, en la mía también, la oscuridad, especialmente sobre mi no saber perdonar el pasado que acaba de terminar. Entendí esta situación como una llamada muy personal de Jesús dirigida a mí. Me di cuenta de que tenía que hacer algo. Pero, ¿qué se suponía que debía hacer?

En busca de luz, en las sencillas y desarmadas conversaciones de la mesa, surgieron algunas sencillas reflexiones sobre cómo Dios-Caridad supera la ofensa. Un cohermano llegó a decir que Dios, en la práctica, nunca puede ofenderse, porque siempre trasciende la ofensa en el don (referido a Benedicto XVI). Esto me hizo dar un salto decisivo con el corazón. Me dije a mí mismo: “¡Debes trascender la ofensa (real o supuesta) en el don, e inmediatamente!”.

Oportunidad: el mismo día en un grupo interno de WhatsApp apareció una noticia sobre la grave situación de salud de dos padres de la comunidad de la que hablo con un pedido de oración por ellos. Para mí se convirtió en una oportunidad para dar un paso concreto, para transformar mi herida en un don. Yo personalmente respondí con un saludo y una palabra de seguridad de mi oración fraterna.

Mientras tanto, ha llegado otra noticia preocupante sobre mi hermana y su hijo de 14 años, también en la lucha contra el coronavirus. He decidido dar a mis seres queridos un signo concreto de cercanía en esta dolorosa situación, celebrando por ellos la Eucaristía. Pero en ese momento me vino la idea de que puedo ofrecer esta Misa también para mis cohermanos en Lubaszowa. Ellos también han sido contaminados por el virus … es precisamente en la Eucaristía donde se da el paso decisivo de curación, trascendiendo la ofensa en el Don.

De mi parte seguía una feliz comunicación: “Padre, a las 12.00 h celebré la Eucaristía aquí, en Roma, frente a Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, por tus enfermos, por todos vosotros”. El hermano respondió de inmediato, con palabras penetrantes: «Padre, muchas gracias. Aprovecho para preguntarle: si hubo algo mal de mi parte durante su estancia con nosotros el pasado mes de junio, ¡disculpe! A veces, justo cuando quieres hacer el bien, las cosas van en la dirección opuesta. Quería hablarte de eso hace algún tiempo, pero tal vez no se nos presentó la oportunidad. ¡Gracias!”.

Respondí escribiendo: “Padre, he pensado en mis reacciones. Recientemente, Jesús me instó fuertemente a perdonar y (re) construir relaciones. Usted sabe, Padre, durante mi estadía en Tuchów, cuando la comunidad fue golpeada por el virus, tuve que pasar por la experiencia de un gran temor por mí mismo, pero Dios me guió. Fue un viaje difícil. No me di cuenta de que los otros hermanos también estaban pasando por una experiencia similar. Yo también lamento pensar e incluso hablar mal de ti. Lo siento padre. ¡Perdóname por favor!”. Él respondió: «Padre, muchas gracias. Padre, te perdono y te pido que me perdones »!

Quisiera concluir mi reflexión con un texto precioso y contundente de San Francisco de Asís. En el contexto del martirio de los primeros frailes, el Poverello de Asís ofrece una advertencia a sus hermanos. Aquí está la fuente del título de la encíclica del Papa Francisco: Hermanos todos (Tutti Fratelli).

En el número VI leemos: “Miremos con atención, hermanos todos, al buen pastor, que para salvar a sus ovejas pasó por la pasión de la cruz. Las ovejas del Señor lo siguieron a través de la tribulación y la persecución, la vergüenza y el hambre, la enfermedad y la tentación y otras cosas similares, y por esto recibieron la vida eterna del Señor. Por tanto, es una gran vergüenza para nosotros, siervos de Dios, que los santos hayan hecho sus obras […] y queramos recibir gloria y honra con solo decírselo”[1]. Los santos han “hecho las obras”, entonces se trata del estilo de nuestra vida, de nuestra vida moral, en la que la palabra nace de los hechos y los hechos nacen de la Palabra.

Me permití comunicar todo esto, con rasgos muy personales, para resaltar que cada contexto, incluso el más oscuro, se ilumina, si en el camino (incluso en la mesa) nos encontramos entre corazones abiertos y amables que “tienen tiempo”.

Padre Krzysztof Bielinski, CSsR

[1] San Francesco d’Assisi, Ammonizioni VI.

Print Friendly, PDF & Email