Madrid: Acción de Gracias por los 160 años de anuncio misionero

0
1156

Una despedida con sabor a fiesta, no se podía celebrar mejor la clausura de la provincia de Madrid. Una acción de gracias por los 160 años de anuncio misionero. Han sido 2 días de compromiso con la contribución de muchos misioneros redentoristas acompañados de socios laicos en una misión multifacética que se ha visto representada en cada intervención de los invitados a este encuentro especial.

En el programa completo (en la foto) se pueden observar los diferentes campos y áreas en los cuales la comunidad redentorista española ha sembrado una semilla que sigue creciendo más y más cada día. Incluso ante una sociedad cada vez más difícil y cerrada al anuncio de la abundante redención.

El miércoles 8 de noviembre se dieron algunas charlas sobre: la historia de la Provincia redentorista de Madrid, Aportación teológica de la Provincia Española, Teología y anuncio misionero (parroquias, editorial, fundaciones, publicaciones), las Misiones populares en España (y en el extranjero), la pastoral social, la pastoral juvenil, la misión compartida.

Han sido testimonios y obras las que aparecen en el discurso de la conclusión al día siguiente, jueves 9 de noviembre, señalando signos de identidad misionera y caminos de santidad que han brotado en la Provincia de Madrid.
Toda esta riqueza se puede percebir en las palabras finales del provincial, p. Francisco Javier Caballero, CSsR y que proponemos (como texto para descargar en este enlace): “Por un pasado con presente y futuro”

En la homilía de la Eucaristía de Acción de Gracias celebrada como clausura, p. F. Caballero ha dicho:
“Hemos escuchado estos días, con emoción, el inmenso esfuerzo y los frutos que, a lo largo de la historia, la congregación, por ser misión, ha dejado en estas tierras de España y de otros países.
Porque la identidad de nuestro ser misioneros no consiste en sentirnos capacitados para adoctrinar sino para dar vida, para compartirla y dejar la impronta de nuestro testimonio de totalidad.
Misión no es enseñar, sino testimoniar.
Somos los misioneros redentoristas, laicos y religiosos, hombres y mujeres configurados con Cristo. Somos cauce de su gracia. Manifestación de su compromiso de redención y entrega.
Esto nos abre a la disponibilidad para todos, la apertura a todos, el ensanchamiento del corazón.
Un nuevo territorio para la misión nos espera; una fraternidad más extensa y plural.
Ojalá el Espíritu nos permita ver la esperanza de lo que pone ante nosotros.
Ojalá nos dejemos cuidar por María del Perpetuo Socorro, que cuenta con todos, y a todos nos invita a vivir la fecundidad de la misión, siendo hogar de esperanza para nuestra humanidad.”

Scala News