La ética en la época del coronavirus

0
934

(del Blog de la Academia Alfonsiana)

“¿Cómo comportarse en el momento de la emergencia de Coronavirus? Algunas normas morales que deben observarse con un sentido de responsabilidad “.

La emergencia de Covid-19 está poniendo a prueba severamente a nuestro país y a muchas otras naciones, sin preparación para una epidemia inesperada y de rápida propagación.

Nuestros hábitos están cambiando, en virtud de una apelación a la responsabilidad que está limitando muchas de nuestras actividades y relaciones diarias.

También se le pide a la ética que ofrezca respuestas o que comience a iniciar procesos ante esta situación de emergencia.

información

Uno de los requisitos fundamentales para la propagación de una nueva epidemia es el de información clara, inequívoca y científicamente fundada, ofrecida por fuentes autorizadas. Esto ayuda a evitar reacciones de pánico inconscientes, inculcando conciencia, razonabilidad y moderación en la opinión pública que está acostumbrada a reaccionar en términos emocionales e irracionales.

La información debe acompañar constantemente las medidas preventivas o restrictivas tomadas por las autoridades públicas para motivar el cumplimiento de las disposiciones (cumplimiento) y motivar a los ciudadanos sobre la efectividad de los sacrificios solicitados.

Se requiere una colaboración de los medios de comunicación en vista del bien común, poniendo el sensacionalismo y la búsqueda de la primicia en segundo plano para contribuir a un clima que sea consciente de los riesgos, pero sereno y confiado. Esto no significa cancelar el derecho a la información, sino modular su ejercicio en las formas que impone la prudencia en situaciones de peligro y emergencia.

El papel de quienes gobiernan los asuntos públicos es fundamental y requiere la máxima transparencia hacia los ciudadanos, junto con la colaboración y la convergencia entre los diversos organismos y niveles administrativos.

confidencialidad

En estos días, el nombre y el apellido de los infectados aparecían muy fácilmente: esto constituye una grave violación de la privacidad de los sujetos en cuestión en términos de datos sensibles como los relacionados con la salud.

En tiempos de emergencia, es probable que surjan solicitudes para identificar a los infectados con la ilusión de que esto permite combatir la epidemia, mientras que a menudo solo contribuye a reforzar la falsa seguridad y la marginación de los pacientes expuestos al público como “infectados” y (posibles ) transmisores.

Es bastante instintivo que en situaciones de alarma social el compromiso de los derechos fundamentales sea más fácil y sea más difícil que surjan voces diferentes en defensa de su protección. En cambio, debe reiterarse que los derechos fundamentales nunca pueden cancelarse en nombre de ninguna fuerza de causa mayor; su ejercicio puede regularse y, en casos extremos, suspenderse solo si es evidente que esto realmente contribuye a proteger el bien común.

Y esto es bueno que posiblemente se implemente solo por períodos limitados de tiempo, para evitar esa urgencia y temor, alentar el deslizamiento hacia formas de injusticia y abuso.

Criterios de acceso a recursos médicos limitados.

Los anestesiólogos italianos han comunicado la posibilidad de un cambio en las formas de triaje para definir el acceso del paciente a la unidad de cuidados intensivos (UCI) si los lugares son extremadamente escasos en comparación con los pacientes que necesitan dicho apoyo.

Debe recordarse que esta eventualidad, prevista para situaciones excepcionales de catástrofe o guerra, corresponde a la necesidad de salvar al mayor número de personas frente a los recursos limitados que no se pueden ofrecer a todos, como sucede normalmente. Esto debe aplicarse cuando realmente se alcanza un nivel límite y el uso de un “racionamiento de recursos” realmente corresponde al único bien posible que se puede lograr en una situación grave que no se puede enfrentar de otra manera.

Antes de dar este paso, todas las alternativas disponibles en el territorio nacional, incluidas las previstas para los desastres naturales, deben agotarse, de acuerdo con una lógica de solidaridad e intercambio de recursos. En este caso, se debe proporcionar información oportuna y no alarmista a todos, asegurando los criterios y criterios adoptados para seleccionar a los pacientes con justicia e imparcialidad, que deben ser predominantemente médicos y lo más objetivos posible para no dejar lugar a la discriminación. injusta.

Sin embargo, anticipar la información antes de que ocurran las circunstancias descritas, parece ser una comunicación alarmista imprudente e inapropiada, al menos en este momento.

La comunidad cristiana

Los creyentes están llamados a comportarse como ciudadanos conscientes y colaborativos, asumiendo sus responsabilidades de acuerdo con las disposiciones de las autoridades.

Si una de las medidas preventivas requiere evitar reuniones con personas que compiten, la suspensión de la participación de las personas en las celebraciones parece legítima y apropiada.

¡Los ordinarios locales están llamados a pronunciarse claramente sobre el asunto, para evitar discrepancias de comportamiento entre los fieles, incluidos los sacerdotes! Y los creyentes tienen la obligación moral de comportarse de manera justa y respetuosa de las reglas, evitando el subterfugio.

Ciertamente, la renuncia a la participación en presencia de la Eucaristía (especialmente los domingos) es un sacrificio para los cristianos, pero el bien de la salud pública puede requerir la restricción de formas de culto público en situaciones excepcionales. En tales casos, los medios pueden ofrecer formas alternativas de participación, contacto con la comunidad y apoyo para la oración.

El ayuno eucarístico forzado, como otras formas de renuncia impuestas por la emergencia, puede hacernos recuperar el valor y el aprecio por lo que a menudo damos por sentado: Eucaristía, comunidad, relaciones, posibilidades … que en este momento de “Cuaresma especial” constituyen formas efectivas de ayuno y compartir con cristianos que experimentan esta falta como normal.

Una ética de la responsabilidad

Desde muchos lados llega una crítica de las disposiciones del Gobierno, que, según algunos, carecería de claridad y no ofrecería limitaciones claras a ciertos comportamientos considerados irresponsables.

¿Cómo detener, por ejemplo, el éxodo de estudiantes y trabajadores que, desde Lombardía, intentan regresar al sur? ¿Cómo limitar las formas de agregación en pizzerías o pubs? ¿Cómo lidiar con la suspensión de las actividades escolares y académicas? Se hace referencia a la necesidad de reglas cada vez más detalladas que regulen la acción civil y prevean sanciones ejemplares para quienes las transgreden.

Sin embargo, creemos que es necesario llamar a las conciencias a una ética de la responsabilidad. En tiempos de emergencia y crisis, donde ni siquiera la norma es capaz de cubrir la pluralidad de casos que la realidad nos presenta, es necesario madurar la capacidad de un discernimiento maduro capaz de comprender no lo que es útil para sí mismo, sino lo que constituye ” lo mejor posible “para progresar en la caridad y en el bien común.

Giovanni Del Missier – Roberto Massaro

Print Friendly, PDF & Email