Vietnam: beato misionero de la misión Jrai

0
110

EL BENDITO MISIONERO P. Joseph Tran Si Tin, C.Ss.R.
Misionero de la Misión Jrai

Mi nombre es Joseph Tran Si Tin, C.Ss.R. Estoy aquí, como redentorista, para testificar de las bendiciones que hemos recibido desde que fuimos llamados a ser misioneros en la Iglesia de Dios. Lo único que Dios me ha dado para reconocer es que soy un misionero bendecido y he podido evangelizar tanto (evangelisari a pauperibus). Nos damos cuenta de que la Misión de Evangelización tiene dos protagonistas: el misionero y el destinatario. Queremos agradecerle por pedirme que venga aquí y testifique sobre lo que hemos hecho. A la edad de 80 años, todo lo que hago puede ser lo último que haga.

  1. El espíritu del misionero
    1.- Por la gracia de Dios, experimentamos el espíritu de Jesús cuando estaba en Nazaret.

Nosotros (el padre Tai, el hermano Quan y dos diáconos, Mau y Tin) fuimos llevados a Plei Kly por el obispo Paul Seitz, obispo de la diócesis de Kontum, el 10 de octubre de 1969. El padre Diep nos colocó en el pueblo de Plei Kly (casi 60 km de Pleiku), donde nunca habíamos estado y no conocíamos a nadie. Además, en ese momento no se nos había preparado ningún alojamiento. Comenzamos la misión en 1969, pero la gente de Jrai se convirtió al catolicismo a partir de 1988.

Regresamos a Plei Kly en 1973. En marzo de 1975, las tierras altas y todo el sur de Vietnam fueron ocupadas por los comunistas. Pensamos que nadie quería convertirse al catolicismo en esos tiempos.

  1. Por la gracia de Dios, entendí el papel del laicado en la evangelización y el valor del Kerygma.

En junio de 1988, la Iglesia canonizó a 117 mártires vietnamitas. Después de este evento, muchas personas en Vietnam se convirtieron al catolicismo, especialmente la gente de Jrai. De hecho, la sangre de los mártires es semilla de cristianos (Tertuliano). En ese momento faltaba libertad religiosa. No se nos permitió salir de nuestra iglesia. Si hubiéramos hablado o predicado fuera de la iglesia, nos hubieran acusado de predicar la religión, que era ilegal en ese momento. … /

Organizamos el intercambio de la Biblia y las oraciones para la gente de Jrai en pequeños grupos en aldeas o parroquias. En nuestra misión Jrai, la Lectio Divina y Kerygma se llevaron a cabo simultáneamente. El catecismo que tuvimos fue orar con la Palabra de Dios, aprendimos orando y oramos mientras aprendíamos. Nuestra escuela fue Jesucristo. Nuestro maestro fue el Espíritu Santo y nuestro libro fue la Biblia.

Los acompañé en las oraciones de la Lectio Divina de 1985 a 1995. Cuando la Palabra de Dios llegó a más de 20 pueblos, no pude ir a todos. Entonces, les pedí ayuda a los ministros laicos de Jrai que supieran leer y escribir. Llevaban conmigo muchos años y en ese momento los envié. Cuidaron de los candidatos desde el principio hasta que se bautizaron católicos. También los acompañaron por el camino de los sacramentos de iniciación. Todavía lo están haciendo incluso en nuestro tiempo presente. Ahora los jóvenes misioneros redentoristas continúan siguiendo ese camino y capacitando a más fieles laicos para la misión de Jrai.

II. Los desafíos de los misioneros

  1. Me di cuenta de que el papel de los laicos en la Iglesia es significativo. Su papel en la Iglesia ha pasado de la colaboración a la corresponsabilidad. Sin embargo, ahora nos resulta difícil practicarlo con ellos. El Papa Francisco dijo: “El laico no es servidor del sacerdote”. Como hemos escuchado que los laicos son manos del sacerdote, a menudo podemos ver que se convierten en servidores del sacerdote. El Papa Francisco dijo a los obispos de Chile: “Debemos reconocer que todos somos servidores, no amos; pertenecemos al pueblo de Dios, existe la tentación que nos lleva a ser maestros o líderes, lo cual es peligroso para nuestra vocación. El papel de los laicos es vital en la Iglesia y en el mundo ”.
  2. A nuestros laicos todavía se les enseña a mantener la fe, no se les prepara para ser misioneros. A ellos también se les ha enseñado a convertirse en misioneros, pero no saben nada sobre el Kerygma (no permiten que Jesús se convierta en su Señor y le piden al Espíritu Santo que venga sobre ellos en su vida y ministerio). Una iglesia así está demasiado centrada en la gestión; no es el tipo de misionero que necesitamos.
  3. Ahora me doy cuenta de que malinterpretamos y no distinguimos entre “evangelización” y “misión”. Mientras que otros idiomas obviamente hacen una distinción, los vietnamitas entienden que tienen el mismo significado. ¡Ciertamente no! Hasta que veamos sus diferencias, no podemos convertirnos en misioneros porque esto manifiesta nuestra mentalidad al hacer la misión. Necesitamos cambiar nuestra forma de pensar y convertirnos en buenos misioneros.

Le pedimos a Dios que siempre esté con nosotros. Pedimos que el Espíritu Santo venga continuamente a cada uno de nosotros para que nos transforme y nos haga buenos misioneros del pueblo de Dios.

(Traducido de la versión en inglés e inglés del vietnamita por el hermano Peter Tran Ba ​​Thao C.Ss.R)

Print Friendly, PDF & Email