La alegría de ser misionero

0
255
Hermano Alan Patrick Zuccherato, C.Ss.R.

Hermano Alan Patrick Zuccherato, C.Ss.R., Misionero Redentorista de la Provincia de São Paulo, habla sobre la identidad del Hermano Redentorista. El presentador y director de la programación de TV Aparecida en Brasil también revela los desafíos de la comunicación en la misión de evangelizar.

Una entrevista de Brenda Melo, publicada en Akikolá, julio de 2022

¿Cuál es la identidad del Hermano Redentorista?

La identidad del Hermano Redentorista está en él mismo, en el hecho que es religioso, consagrado y vive esta experiencia misionera en la Congregación, eligiendo ser Hermano. Un elemento fundamental que lo caracteriza es ser memoria viva de la fraternidad en la comunidad. En la historia de la Congregación, desde el comienzo con San Alfonso, los Hermanos estuvieron presentes. Cuando San Alfonso y sus compañeros iniciaron el Instituto en 1732 en Italia, quien perseveró con Alfonso fue un Hermano, el Hermano Vito Curzio. Cuando los Redentoristas holandeses llegaron a Brasil en la Provincia de Río, los Hermanos estaban con ellos. El grupo de alemanes que llegaron a Aparecida (SP) y Trindade (GO) también estaba compuesto por Padres y Hermanos. Así, la figura del Hermano es para recordar esta presencia de fraternidad. No podemos olvidar: ¡nuestra consagración es para la fraternidad! En las Constituciones, en el número 55 de nuestra Regla de Vida dice: ¡es por la Profesión Religiosa que nos convertimos en Misioneros Redentoristas!

Dentro de la Congregación, ¿esta sería la misión principal de los Hermanos?

¡Sin duda! ¡Generar fraternidad en el seno de la comunidad, consagrarnos cada día a la fraternidad, ser esa memoria viva! Ahora, cuando miramos el pasado y el presente, vemos posibilidades que se amplían para la presencia y la acción pastoral del Hermano. Lo que cuenta para un Redentorista, sea Padre o Hermano, no es hacer sino SER misionero. ¿En el pasado, el Hermano era quien servía dentro de la comunidad, cosiendo el hábito, trabajando en la cocina, en la puerta y en el jardín? Hermanos que se santificaron en este modo de vida. Hoy el Hermano tiene la posibilidad de estudiar otros campos según sus dones y las necesidades de la Congregación, preparándose para servir bien. Actualmente contamos con Hermanos con títulos en Enfermería, Comunicaciones, Teología, Mariología, Administración, etc.

¿Cuál es la diferencia entre un hermano y un sacerdote?

La diferencia radica precisamente en el aspecto ministerial. Por elección, el Hermano no quiere ser sacerdote. Puede estudiar Filosofía y Teología y elegir ser Redentorista en la Congregación como Hermano. Lo que cuenta para nosotros es “ser” Misionero Redentorista; Padre o Hermano será la consecuencia de la misión; no hace a nadie más calificado en la materia ministerial. Lo que nos une es mucho más grande, pero la diferencia está en este aspecto. El Hermano no celebra Misa ni escucha confesiones por no haber recibido el sacramento del Orden. Pero puede predicar, dirigir una celebración, visitar a un enfermo, servir en la comunidad, etc. Como misioneros redentoristas, no hay diferencia.

¡Como San Gerardo, el excelente ejemplo de un Hermano Redentorista, un hermano puede servir en la comunidad y ser la presencia de una fraternidad! Pero también puede estudiar y hacer un hermoso camino formativo. ¡Esta es nuestra Congregación abierta en estos nuevos tiempos, capacitando también a los Hermanos Redentoristas para la misión!

¡Hablemos ahora un poco de la comunicación, un área en la que usted también está involucrado! ¿Cuál es el papel de los Medios de Comunicación en la misión de los Misioneros Redentoristas?

Desde la antigüedad, en nuestra Congregación y mirando a los discípulos de Jesús, siempre ha sido una práctica utilizar todos los medios posibles para que el Evangelio llegue más lejos. Ante todo medio, cada persona ya es comunicación. Nuestra Congregación es esencialmente misionera y utilizar los medios de comunicación es hacer que todos reciban el anuncio de la abundante redención, un anuncio de salvación, una buena palabra; es traer una palabra de esperanza! Pero no se trata sólo de hablar, como nos instó el Papa Francisco en su mensaje para la Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales de este año; es saber escuchar a los demás. ¡Y no cualquier tipo de escucha! Es escuchar con el oído del corazón. En este camino sinodal que vive nuestra Iglesia, ¡cuánta necesidad tenemos de los medios de comunicación! A través de ellos queremos hacer llegar más lejos el mensaje del Evangelio de Jesús; ¡Esta es nuestra misión! Radio Aparecida, con 71 años de existencia, es un gran ejemplo de la catequesis del pueblo brasileño a través de los medios de comunicación. Vítor Coelho, que se comunicaba de manera sencilla, misionera, contaba con un valioso equipo, tenía especial atención a la fe, la catequesis, la predicación misionera y también una preocupación por la salud.

¿Cómo es su trabajo en TV Aparecida?

Llegué a la TV en 2019 cuando el Superior Provincial, P. Marlos, me pidió que me uniera a la Junta Directiva, y actualmente ocupo el cargo de Director de Programación. Acepté la propuesta porque tenemos un equipo fantástico de laicos con competencia técnica para trabajar y aprender con ellos todo lo nuevo en esta área. El Consejo, formado por los hermanos Redentoristas, se reúne semanalmente para considerar la dirección de la Red de Comunicación Aparecida (radio, TV y web A12), donde intercambiamos experiencias y planificamos acciones.

El Departamento de Programación de TV Aparecida está conectado con todo lo que conforma la programación: pensar programas, recibir nuevas propuestas, incluyendo comerciales, videografía, merchandising, etc. Todo lo que ponemos al aire, lo tenemos que analizar en tres aspectos: audiencia , facturación y prestigio.

¡Es un reto y una enorme responsabilidad! TV Aparecida tiene en su misión, visión y valores el aspecto de celebrar la fe diariamente y tener el placer de estar con los televidentes. ¡Después de todo, la marca misionera es una alegría! No podemos olvidar que nuestro trabajo es comunitario y tenemos un compromiso evangelizador.

Brenda Melo

Cortesía de Akikolá, julio de 2022

Print Friendly, PDF & Email